La Olimpiada de Economía y los incentivos

Publicado el 8 comentarios

El viernes viajamos a León a la II Olimpiada de Economía.

Tengo que agradecer el detalle de la Universidad de León de venir a buscarnos a Ponferrada en autobus  (110 kms), a los tres institutos participantes de El Bierzo.

La participación en cuanto a número de centros ha sido escasa. Hay mucha excusas («no tengo buenos alumnos este año», «me vienen muy mal las fechas»…), pero la realidad es apoltronamiento.

El viernes salí de casa a las 7:30 de la mañana y volví a las 22:30, con menos de 20 minutos para comer mientras esperaba el autobús. ¿Por qué hacerlo?. Porque creo que el pequeño esfuerzo de mucha gente contribuye a mejorar mucho la situación general.

Una gran parte  de los profesores limita su trabajo a recitar un libro de texto y poner un examen. La PAU convertida en «barra libre» por el exceso de oferta universitaria facilita las cosas. No creo que un sólo profesor crea en el fondo que está preparando adecuadamente a sus alumnos de esta forma…puede echar la culpa a los alumnos, a los padres, a la Junta, al Ministerio o «a los Mercados»…pero en el fondo está apoltronado. 

La única forma de acabar con este apoltronamiento es introducir los incentivos necesarios: puntuación en oposiciones y concursos, peticiones de horarios,  retribuciones… No nos engañemos, se pagan sexenios (formación permanente) por hacer cursos (a veces absurdos, a veces casi inexistentes) y no se tienen en cuenta actividades que realmente aportan valor al proceso de enseñanza.

8 comentarios en “La Olimpiada de Economía y los incentivos

  1. Madre mía Jose…

    Y nosostros luchando para que en la USAL las implanten…

    Desde luego que salirse del libro de texto tiene un coste en términos de tiempo, pero MERECE LA PENA!!!

    Los alumnos lo agradecen y es la forma de CREAR VALOR en la EDUCACIÓN. Es necesario inprender (libro recomendable de la EOI). Si leiste el artículo (profesores inprendedores), seguro te sentiste identificado…

    Saludos

  2. Tenía pendiente leer el libro, acabo de ver ahora el artículo de Tíscar Lara.

    http://blogdeconomiacharro.blogspot.com/2011/04/un-homenaje-todos-los-companeros.html

    Es inevitable sentirse identificado, se está creando mucha energía en la red, pero la administración no está ayudando, seguimos con una política de baremación medieval.

    La prueba es que dos de los referentes de la enseñanza de la Economía (Fernando Mur y Tomás Guajardo), el próximo curso van a ser directores de IES, lo que por supuesto es totalmente respetable a nivel personal, pero lo lógico y eficiente sería que la administración utilizase mejor sus conocimientos y estuviesen 100% dedicados a la didáctica de la Economía.

    ¿Tiene algún sentido que Fernando Mur tenga presentarse a director para lograr un destino en su ciudad? . El baremo está mal…pero que muy mal… Los centros deberían hacer cola para tener un profesor de Economía como Fernando.

  3. Está claro que el baremo está mal, y aún más ahora. Se premia la antigüedad más que la formación, cómo me cabrea.

  4. Estoy de acuerdo con tus reflexiones Jose. En cuanto a las Olimpiadas en la Universidad de Zaragoza, este curso no he llevado a ningún alumno, y creo que ha sido más por falta de incentivos a los alumnos que por falta de incentivos míos y por animarlos.
    De mi centro en Tamarite a Zaragoza hay una distancia de 163km, imposible la comunicación vía autobús o tren de línea regular para realizar la prueba y con una cuota de inscripción de 10 euros por alumno que ha impuesto la Universidad de Zaragoza este curso. El año pasado llevé bastantes alumnnos que salieron contentos de la experiencia, pero este curso ninguno.

    Sobre la referencia a que voy a ocupar cargo de director el próximo curso, pues sí, ha sido una decisión complicada porque supone por un lado renunciar a dar muchas clases y seguir investigando en la didáctica de la economía y probando nuevas actividades. Como bien dices, ha sido mi única posibilidad para trabajar en mi ciudad, sin destino definitivo y en comisión de servicios para desempeñar un trabajo que realmente tiene pocos incentivos para los profesores.

    Por lo demás, una aclaración y es que Tomás no va a ser director, sino que envió un correo sobre otra compañera de Economía que también sería directora.

    El baremo está muy mal, rematadamente mal y en el proceso de selección de directores lo he comprobado. Como dice Blanca, se premia más la antiguedad (añado, MUCHO MÁS) que la formación.

  5. En Salamanca, somos nosotros los que debemos poner en marcha el proyecto de las Olimpiadas, y en eso estamos.
    De cualquier manera, la verdad es que ya veo que no se nos facilita demasiado el realizar este tipo de actividades.

    Ánimo Fernando con tu reto, lo fundamental es rodearse de un equipo cercano, con las cosas claritas y que sean capaces de facilitar las cosas a los compañeros, esencial estos dos últimos aspectos.

    Ser de equipo directivo (alguna vez) es, a pesar de todo, una buena experiencia si con tu trabajo no sólo el centro funciona, sino que funciona BIEN. Y seguro que así sucede.

    Un saludo

  6. Jose no entiendo por qué te quejas. Habrás cobrado una pasta en horas extraordinarias y encima te han pagado la comida, el kilometraje, etc.
    Además tuviste que pegarte con más de un copañero para ser tu el que hiciera la actividad. Si no es por el enchufe…..
    El sistema del funcionariado es anacrónico y poco eficiente. Ya sabes que no me gusta cómo sigue perpetuándose. A los buenos profesionales no se les reconoce absolutamente nada, mientras los malos y los inútiles gozan de todo. Además un país en el que la mayor aspiración de los jóvenes es ser funcionario o famoso es un país con gran desperdicio de su capital humano:
    http://www.salvados.lasexta.com/inicio

  7. En Madrid los premios se entregaron la semana pasada. El examen fue un sábado por la mañana en el que hubo que madrugar, llevar a los chicos desde el cole en mi coche y esperar toda la mañana a que acabasen. Curiosamente allí se coincide con compañeros que muchas veces son los que nos vemos en todos los saraos (concursos, certámenes…) Supongo que no estaría de más lo de los incentivos (que yo en la privada nunca vería, desde luego) pero creo que el verdadero incentivo que al final tenemos el de ver a nuestros alumnos con ganas de competir con otros chicos por nuestra materia. Al menos a mí es lo que me motiva, como en tantas cosas…

    1. Marta, sin duda nuestra mayor motivación es intrínseca, pero eso no nos consuela a los que dependemos de baremos y concursos públicos para acercarnos a 100, 200…400 kms de casa…y debemos esperar 10…15 o 20 años… Cada situación personal y laboral tiene sus ventajas e inconvenientes, pero si queremos que el sistema educativo mejore, tenemos que adaptarlo a los nuevos tiempos, desde el acceso a la promoción.

Deja un comentario