Consejos para un joven universitario

Publicado el Deja un comentario

Nos hemos acostumbrado, pero realmente los resultados de nuestro sistema educativo son un desastre:

– 30% no acaban la ESO

– 30 % no acaban el bachillerato

– 30 % abandonan la carrera  a los dos años de entrar.

Y encima… la semana pasada El País nos decía que los que terminan, tienen problemas de desajuste con la vida laboral.

Como esta noche estoy pluriempleado (ejerciendo de Rey Mago) y tengo poco tiempo,  voy a limitarme a remitiros a un post que me ha parecido muy interesante para iniciar un debate.

18 claves para que tu educación universitaria lleve al éxito profesional

college-graduate.jpgHackeando la educación universitariaPor Borja Prieto

El problema

Escribí hace tiempo que hoy un título universitario no te garantiza nada . Es una consecuencia inevitable de la “universidad para todos”: cuando todo el mundo puede ser titulado, ser titulado no te diferencia del resto, y por lo tanto no te asegura un puesto de trabajo y mucho menos de directivo, como podía hacerlo hace 50 años.

3. No te esfuerces por sacar buenas notas

Lo que tienes que hacer es aprobar todo en su momento, cualquier nota por encima del aprobado es un desperdicio de esfuerzo que nadie va a valorar fuera de la Universidad. Tal vez una nota media de matrícula pueda ser impresionante, y tal vez te consiga un primer trabajo. Pero si no eres un genio que puede conseguir esa nota con poco esfuerzo, te va a ser más rentable dedicarte a otras actividades más productivas.

4. No vayas a clase más que lo estrictamente necesario

El formato de clase magistral que sigue imperando en la universidad es un desperdicio de tiempo en la mayoría de los casos. Procura en los primeros días de clase descubrir qué profesores enseñan de verdad (que serán los menos) y qué profesores se limitan a verter información en forma oral que puedes conseguir fácilmente pidiendo los apuntes a un compañero aplicado, de los que se sientan siempre en primera fila.

Ahora con la adaptación a Bolonia hay quien controla más la asistencia, pero siempre que puedas, escapa del aula. Y si es preciso asistir llévate el portátil o un libro, siéntate detrás y dedícate a algo útil.

A mí me ha impactado… ¿cómo lo veis?

Deja un comentario