Motivación, talento y trabajo.

Publicado el Deja un comentario

Estos días hemos hablado de motivación y talento.

Me gustan mucho los libros de Pilar Jericó sobres estos temas: No miedo y La nueva gestión del talento.

Pilar Jericó es una gran especialista internacional en Talento

 

El talento en www.librosdetextogratis.com

 

La semana pasada comentamos en clase el último programa de comando actualidad: «Mi niño vale»

Ver vídeo de Entrenando a los Jorge Lorenzo

Entre otras cosas veíamos cómo Jorge Lorenzo había empezado su entrenamiento con tres años y ahora ya empezaban algunos niños con tan solo 2 años. No voy entrar a juzgar a los padres que llevan a sus hijos con chupete a circuitos de entrenamiento de motos, pero cuando vemos un destacado deportista, músico, científico, cantante….detrás hay miles de horas de estudio y trabajo duro.

 

 

 

Inspiración y transpiración

Publicado el 2 comentarios

Mientras estáis haciendo la parte práctica del examen, aprovecho para escribir este post.

Siempre me han encantado las citas de famosos personajes para ilustrar conceptos.

De hecho ya sabéis que cada escena de cada cómic empieza con una cita célebre.

El resultado excepcional es fruto de horas, horas y horas de trabajo.

Algunas de mis frase favoritas:

– El genio es uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento transpiración.

Thomas Alva Edison

– La inspiración es el trabajo.

Charles Baudelaire.

– La inspiración es trabajar una buena porción de horas.

Camilo José Cela

– La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando.

Pablo Picasso

Michael Jordan nos lo explica en este vídeo:


Hasta el pequeño Son Goku tuvo que recibir millones de tortas hasta convertirse en un…

¡Superguerrero del espacio!

 

Condición necesaria pero no suficiente

Publicado el 2 comentarios

La diferencia entre factores higiénicos (de mantenimiento) y motivadores siempre origina confusión.

Frederick Herzberg tiene el típico apellido que siempre escribimos mal en un examen. Dedicó su vida a estudiar la naturaleza humana.

¿Qué le motivó a esta misión?

La II Guerra Mundial interrumpió los estudios de psicología de un joven Frederick Herzberg. Frederick participó en la liberación de un campo de concentración nazi, lo que le marcaría para siempre:

«… lo primero que vi al entrar en el campo de exterminio de Dachau fueron las filas de furgones de ferrocarril atestados de cadáveres cubiertos de cal. Acababa de cumplir 22 años. Nada en mi educación en historia o psicología me había preparado para semejante experiencia. Una conmoción profunda estremeció todo mi ser. Sabía que en cualquier sociedad hay alrededor de un 15% de locos. Sin embargo, la sociedad entera había perdido la razón. Me pregunté, ¿cómo era posible que gente normal, en apariencia, hubiera cometido semejantes atrocidades?Desde ese momento concluí que la tarea más importante de un psicólogo consistía en evitar que los cuerdos enloquecieran»

Horno del campo de concentración de Dachau, en el que se asesinaron miles de personas…

En “The Motivation to Work” (1959) presentó su famosa teoría de los dos factores: los higiénicos y los motivadores.

El término higiénico confunde un poco, por lo que para entenderlo es preferible cambiarlo por factores de mantenimiento.

El origen del término proviene de la idea de que para prevenir las enfermedades la limpieza (higiene) es necesariapero no sufiente: son necesarias otras medidas adicionales.

Hemos visto como Taylor propugnaba la división infinita de tareas, mientras Herzberg insistía en enriquecer el trabajo (job enrichment) para aumentar la motivación y el compromiso del trabajador con la empresa.

En nuestra actividad diaria de estudio podrían ser:

– Factores higienizantes (espacio para estar cómodos en el aula, calefacción o aire acondicionado, buenos materiales de estudio, paga semanal por estudiar…). Si no se dan estos factores es posible que cunda la desmotivación y el desánimo, pero únicamente por darse, no implica que el alumno esté motivado para el estudio.

– Factores motivadores (reconocimiento, logro, autosuperación, valorar lo útil de la educación…).

En este vídeo nos explica su teoría…no hace falta saber inglés…basta con fijarse en su mirada. Podemos imaginarnos la cara del joven Frederick cuando vio los restos del horror nazi.

¿Por qué estudiáis?

Publicado el 4 comentarios

Ayer iniciamos un viaje a vuestro interior, intentando descubrir qué os motiva para esforzaros el día a día en bachillerato:

Conseguir un buen trabajo, «ser alguien», contentar a los padres…

Abraham Maslow (1908-1970)  desarrolló una  teoría para explicar los distintos tipos de necesidades.

«La satisfacción de una necesidad crea otra.»

Las jerarquizó en su célebre pirámide, explicando que a medida que  satisfacemos unas intentamos satisfacer otras de orden superior:

Este spot de Repsol se basa en Maslow:

Análisis del spot

Algunas frases de Maslow para reflexionar:

  • «En resumidas cuentas, el músico debe tocar, el pintor debe pintar y el poeta debe escribir, si quieren vivir en paz consigo mismos.»
  • «Si tu única herramienta es un martillo, tiendes a tratar cada problema como si fuera un clavo»
  • «Las personas no son malvadas, son desgraciadas.»
  • «La buena sociedad es aquella en la que la virtud es recompensada.»
  • Tema 4. Estrés, motivación y optimismo

    Publicado el 1 comentario

    Estáis inmersos en la vorágine de exámenes de la primera evaluación.

    Algunos os agobiais pensando en que algunos días tenéis dos exámenes…Esperad que llegue mayo, donde coincidirán recuperaciones de las pendientes de primero, con exámenes de la 3º evaluación, con recuperaciones de evaluaciones pendientes…

    Teoría: negociación y estrés

    Unos tendréis mucho éxito en los exámenes, y otros no tanto. Lo importante es analizar qué ha salido bien y qué ha fallado para hacerlo mejor la próxima vez. Os cito uno de mis capítulos preferidos de Inteligencia Emocional de Daniel Goleman.

    EL OPTIMISMO: EL GRAN MOTIVADOR

    Los americanos interesados en la natación abrigaban muchas esperanzas en Matt Biondi, un miembro del equipo olímpico de los Estados Unidos en 1988. Algunos periodistas deportivos llegaron a afirmar que era muy probable que Biondi igualara la hazaña realizada por Mark Spitz en 1972 de ganar siete medallas de oro. Pero Biondi terminó en un desalentador tercer puesto en la primera de las pruebas, los 200 metros libres, y en la siguiente carrera, los 100 metros mariposa, fue superado por otro nadador que hizo un esfuerzo extraordinario en el sprint final.

    Los comentaristas deportivos llegaron a decir que aquellos fracasos desanimarían a Biondi, pero no habían contado con su reacción, una reacción que le llevó a ganar la medalla de oro en las cinco últimas pruebas. A quien no le sorprendió la respuesta de Biondi fue a Martin Seligman, un psicólogo de la Universidad de Pennsylvania que había estado valorando el grado de optimismo de Biondi aquel mismo año.

    En un determinado experimento realizado con Seligman, el entrenador le dijo a Biondi que, en una de sus pruebas favoritas, había realizado un tiempo muy malo cuando lo cierto es que no fue así. Pero a pesar del aparente mal resultado, cuando se le invitó a descansar e intentarlo de nuevo, su marca —realmente muy buena— mejoró más todavía. No obstante, cuando otros miembros del equipo —cuyas puntuaciones en optimismo eran ciertamente bajas—, a quienes también se les dio un tiempo falso, lo intentaron por segunda vez, lo hicieron francamente peor.

    El optimismo —al igual que la esperanza— significa tener una fuerte expectativa de que, en general, las cosas irán bien a pesar de los contratiempos y de las frustraciones. Desde el punto de vista de la inteligencia emocional, el optimismo es una actitud que impide caer en la apatía, la desesperación o la depresión frente a las adversidades. Y al igual que ocurre con su prima hermana, la esperanza, el optimismo —siempre y cuando se trate de un optimismo realista (porque el optimismo ingenuo puede llegar a ser desastroso)— tiene sus beneficios.

    Optimismo realista = ilusión + mucho, mucho trabajo y constancia…

    Tema 4. Teoría X o Teoría Y

    Publicado el Deja un comentario

    Para muchos, Douglas McGregor (1906-1964) es para la gestión de Recursos Humanos lo que Keynes representa para la Macroeconomía.

    A partir de la pirámide de Maslow construyó un enfoque sobre la motivación basado en dos supuestos contrarios sobre la naturaleza humana:

    Teoría X, las personas son perezosas y necesitan la amenaza constante de la pérdida de su empleo para motivarse. Necesitan ser dirigidos y controlados pues son incapaces (y de hecho, no les interesa) adoptar nuevas responsabilidades. Un gerente adicto a la teoría X amenaza constantemente a sus empleados con el despido y otras presiones pues cree que solo así serán eficientes.

    Teoría Y,  supone que los individuos se comprometen con su trabajo, son creativos y andan siempre a la búsqueda de nuevas responsabilidades y desafíos. Un gerente que cree en la teoría Y motiva a los empleados con ánimo  y la posibilidad de enfrentar cada vez mayores desafíos.

    La teoría X  la adoptan directivos  tayloristas mientras que la teoría Y es típica del enfoque de las relaciones humanas de Elton Mayo.

    “Este comportamiento no es una consecuencia de la naturaleza del hombre. Más bien es una consecuencia de la naturaleza de las organizaciones industriales, de su filosofía, política y gestión”

    Douglas McGREGOR


    Para el fin de semana os dejo 3 vídeos para reflexionar sobre los conceptos de motivación y productividad:

    Aumentando la productividad (1 minuto y 13 segundos) . No conozco la fuente.

    Motivación y ventas (2 minutos y 9 segundos). Película El año de la garrapata.

    Motivación y productividad (1 minuto y 11 segundos). Anuncio de Reebok. Si quieres profundizar más sobre el personaje Terry Tate de Reebok, aquí tienes todos sus anuncios.

    Tema 4. Maslow y Repsol

    Publicado el 1 comentario

    Teoría: motización y necesidades

    No hemos tenido ningún problema con la archiconocida pirámide de Maslow, su comprensión es bastante intuitiva.

    Este es el vídeo del spot de Repsol que os comenté en clase, aquí un breve análisis.

    Tema 4. Retener el talento

    Publicado el 1 comentario

    Infoempleo y Randstad han programado 12 desayunos de trabajo en torno a sectores y temas de actualidad. Hoy ABC publica el relacionado con la retención del talento.

    Este es el contexto de trabajo de los ocho especialistas en recursos humanos que el pasado 19 de noviembre se dieron cita en la sede de Infoempleo para compartir desayuno y abrir un debate en torno a «Los nuevos desafíos en la atracción y retención del talento».

    Los invitados fueron Lola Marcos (Accenture), Luis Bolz (La Caixa), Juncal Vázquez (Clesa), Carlos Cerezo (Ferrovial), Esther Fernández (KPMG), José Luis de Arcenegui (Pullmantur), Carmen Sanfeliú (Vodafone) y Carlos Carpizo (Randstad).


    Pese a proceder de sectores tan dispares como la consultoría, las telecomunicaciones, el financiero, la alimentación o el turismo, los invitados coincidieron en la identificación de las grandes preguntas que ahora tienen sobre la mesa: ¿cómo retener a los mejores para que, una vez pasada la crisis, se queden con nosotros?, ¿qué capacidades nos demandará el mercado dentro de diez años?, ¿estarán los directivos a la altura y sabrán asumir la función de mentores y transmisores de la cultura corporativa?, ¿sabremos crear una cantera que nos permita afrontar el futuro con más seguridad?

    Es una buena oportunidad para consolidar los conceptos que estamos estudiando en estos temas: liderazgo, gestión de RRHH, coaching, mentoring, competencias, talento, motivación…

    José Luis de Arcenegui
    Director de recursos humanos y rsc de pullmantur
    «Tenemos que estar en vigilia, porque esta situación cambiará. El que tiene talento está atrincherado, pero, en cuanto se abra la espita, va a salir. Es el momento de apostar por el liderazgo».


    Por fortuna, los expertos en gestión de personas tienen una ambiciosa tarea por delante: definir qué tipo de talento necesita la empresa en su estrategia de negocio, detectarlo entre sus equipos y desarrollarlo en forma de conocimientos, capacidades y competencias para que sean esos elegidos -a veces auténticas pepitas de oro que pueden pasar inadvertidas- los encargados de liderar los cambios del futuro. Las empresas están dispuestas a multiplicar sus niveles de talento, pero no a costa de crecer en número, sino de potenciar el rendimiento de sus equipos.