Emprender a los 15

El viernes en una clases leímos este artículo, y nos sirvió para reflexionar sobre cómo utilizamos nuestro tiempo y si aprovechamos los recursos gratuitos que tenemos a nuestra disposición para formarnos y crecer.

Captura de pantalla 2016-01-18 a la(s) 08.16.02

Enlace a la noticia

Lucía Sánchez tiene 15 años y una empresa. No necesariamente es una niña prodigio, pero es una niña que trabaja en busca del éxito. Su habitación sigue siendo la de una adolescente, con libros, alusiones al surf y peluches, pero está repleta de símbolos que le recuerdan que ella quiere llegar a estar entre las grandes empresas del mundo tecnológico.

En su cama, un perro de peluche, pero también un cartel de Steve Jobs y de la película Los Becarios, en la que dos empresarios acabados logran un contrato en Google gracias a su creatividad y resolución. En su escritorio, dos ordenadores Mac, uno de mesa y otro portátil; un montón de post-its para mantener la cabeza libre de recordatorios y la biografía de Steve Jobs escrita por Walter Isaacson. Del visionario de Apple destaca frases como ésta: “Si hoy fuese mi último día, ¿me gustaría estar haciendo lo que estoy a punto de hacer?”.

En sus ambiciones quizá haya influido su padre, Julio Sánchez, más conocido por ser el director general de la compañía tecnológica alicantina Energy Sistem. Lucía tiene suerte por haber crecido en un ambiente empresarial porque gracias a eso sabe que puede lograr lo que se proponga, y ella se propuso aprender a programar después de hartarse a desmontar aparatos electrónicos a los 10 años.

Lo logró gracias a páginas web que ofrecen cursos online gratuitos, como Khan Academy, orientada a matemáticas, ciencia, economía y finanzas; y CodeCademy, orientada exclusivamente a aprender a programar de forma interactiva. “Cuando quiero saber cualquier cosa busco en Google, sobre todo voy a tutoriales interactivos o a YouTube. He empezado algún MOOC (cursos universitarios gratuitos online), pero no he podido terminarlos porque con el colegio no tengo tiempo”, explica Lucía.

Ella menciona el colegio y yo me vuelvo a dar cuenta de que estoy charlando con una niña. El mundo empresarial está asociado a personas adultas desde siempre, pero ya no, estamos en el siglo XXI. Internet ha dado la capacidad de intentar tener éxito a cualquier persona con interés.

A Lucía no le aburre ir a clase, pero siente que le lastra para emprender. “Me paso el día estudiando y haciendo deberes, así que no puedo dedicarle mucho tiempo a las cosas que me gustan”. Ella preferiría que en el colegio se enseñase más tecnología y se queja de que la clase de informática sólo es para aprender programas de ofimática que los adolescentes ya usan a diario en las aulas y en casa. “Debería ser obligatorio aprender programación y marketing, cosas útiles”, sentencia la joven de 15 años, que ya tiene interiorizado que en el futuro esas dos habilidades serán indispensables para tener éxito en muchas profesiones.

Lucía tiene claro que no dejará de estudiar para poder sacar adelante su empresa. Compaginará la programación con las clases. “Me gustaría estudiar una carrera que tenga que ver con la informática y la tecnología, pero también tengo en mente Administración de Empresas”. Por ahora, se centrará en el colegio y en la creación de una nueva aplicación. Después, planea ponerse a lanzar alguna startup, ya que también está aprendiendo programación y diseño web.

7.000 descargas en menos de seis meses

Es menor de edad, pero ya se puede presentar como Lucía Sánchez, CEO deUnicorn Gamer. Así figura en el registro de su aplicación gratuita Crazy Block, disponible en Google Play desde hace pocos meses, con más de 7.000 descargas, y en la App Store de Apple tan sólo desde apenas un mes, ya con más de 100 descargas.

Tuve algunos problemas legales con la licencia de Apple por ser menor de edad. Tuve que poner el nombre de mis padres para poder registrarla, así que retrasé el lanzamiento en iOS hasta que pude cambiarlo”. Para conseguirlo, tan sólo le hizo falta un documento de consentimiento parental. Esto demuestra que no hay que ser mayor de edad para poder ser dueño de una compañía.

Crazy Block es un juego de móvil en el un bloque va rompiendo obstáculos para llegar a su meta. A cada nivel se aumenta la dificultad. Es una fórmula simple pero que funciona en todos los juegos arcade.

“Me gusta mucho Crazy Block, pero lo que más me gustaría sería tener mi propia empresa en el futuro”, dice Lucía con una inocencia propia de su edad, sin caer en la cuenta de que ya la tiene, sólo le falta que le llegue el éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: