Walter Lewin: docente superstar

Publicado el Deja un comentario

Leo hoy en El Mundo que sus clases se descargan más de un millón de veces al año.

Lewin asegura que la clave de su éxito es que enseña a los alumnos a «ver a través de la ecuación». El profesor explica que sus alumnos aprenderán mucho mejor las leyes de la Física si en vez de unos números recuerdan a su profesor colgado de un péndulo gigante intentando demostrar que la masa no afecta a su desplazamiento.

Lewin es de la creencia de que si un alumno no aprende es por culpa del docente. «Algunos dicen «¡Oh, soy muy tonto para la física!» y eso no es verdad. Algunos serán mejores que otros pero si tu nota es un uno o un dos, es que tienes a un mal profesor«, asevera.

La culpa es de las mujeres docentes…

Publicado el 2 comentarios

La CEOE ya lo ha dicho, sus medidas (y comentarios) son políticamente incorrectos.

Evaluaciones a los profesores y alumnos, cheque escolar, modelo alemán de formación profesional…son debates bastante recurrentes…Mostrar un estudio que enfatiza el aspecto genético sobre el social es polémico…

En El País leemos hoy:

Respecto al profesorado, el estudio incluye otra apreciación controvertida: la mayor presencia femenina entre los docentes «no ha sido bien recibida por todo el mundo». El estudio lo argumenta así: al asumir la mujer las labores profesionales y las tareas del hogar, el colectivo ha primado las reducciones de jornada y la introducción de la jornada continua por encima del salario.

«El énfasis en la reducción de jornada lo habría pagado el resto de las madres trabajadoras», pues no pueden acomodar sus jornadas al horario escolar. También insistió en restar importancia al papel del gasto público en la calidad educativa. El informe señala que, alcanzado un nivel de gasto, «incrementos superiores tienden a tener efectos nulos en el rendimiento».

Los autores defienden que los centros públicos y los concertados compitan entre sí para mejorar la calidad y abogan por implantar el cheque escolar, que se entregaría a las familias para sufragar el gasto de la escuela que elijan y que por tanto favorecería a las más demandadas.