24 symbols y la cadena de valor del libro

Publicado el Deja un comentario

Hoy me ha preguntado tanta gente sobre la nueva promoción de El País, una tablet Toshiba por 139 euros + cupones, que me veo animado a escribir un post aparte.

El iPad  tiene un 95% de la cuota de mercado en tablets, golpeó primero, pero no está solo.

De aquí a enero veremos muchas novedades: Samsung Galaxy (ya en el mercado pero excesivamente caro), Toshiba Folio 100 (a punto de desembarcar en España), HP, Dell, Lenovo, Asus…

La promoción de  El País , a partir de domingo,  es para comprar una tablet Toshiba JournE Touch por 139 euros.

Es un modelo «antiguo» (lleva ya nueve meses en el mercado) y no tiene nada que ver con el que se anunciará en unos días  en España por parte de Toshiba, el Folio 100 que sería realmente el competidor del iPad. Aunque las últimas noticias desde Reino Unido sobre el Folio 100 son tan malas que hasta han dejado de venderlo.

¡Ojo el Toshiba Folio100 no es el de la promoción de El País!

y además en Reino Unido ha salido malo

 

En Madrid ya se vende un «iPad chino» por 99 €

Evidentemente no es un iPad, pero vale 4 veces menos. Más o menos como 3 libros de texto.

..

Estos avances aceleran la transformación de la cadena de valor del libro.

Hace más de un año, antes de anunciarse el iPad, escribía sobre esto como algo próximo. Hoy en día ya es una realidad.

Ayer, también en El País,  descubrí una nueva empresa  24 symbols, que pretende convertirse en el Spotify de los libros.

Spotify permite escuchar música de manera gratuita con publicidad, o gratis pagando una pequeña cuota.

Spotify ha revolucionado la industria musical

 

El artículo de El País sobre 24 symbols es muy interesante para utilizar como comentario de texto en Economía de la Empresa, tenemos todos los ingredientes: cadena de valor, modelo de negocio. destrucción creativa, misión, visión, valores, capital social, capital riesgo…

El proyecto, que funcionará en marzo de 2011, consiste en una web desde la que se podrá leer el catálogo de libros de las editoriales con las que 24symbols logre llegar a un acuerdo (de momento contarán con los títulos liberados de derechos de autor). Barato y rápido para el usuario. No hay apenas tiempo de descarga y ofrecerá, al menos, dos modalidades de uso: de pago (unos ocho euros al mes) o gratis (con publicidad). «Ahora mismo los proyectos de Internet se dedican a vender la copia. Pero nuestra filosofía es que funcione como una biblioteca. Puedes leer gratis o llevarte el libro pagando una cuota», explica su cofundador, Aitor Grandes, de 34 años.

El proyecto quiere ser justo económicamente para las editoriales y para los autores. «La idea es que los escritores tengan los mismos ingresos que ahora. Y si no hay editorial de por medio (muchos autores poseen los derechos digitales de sus obras), el porcentaje que puede llevarse es mayor, alrededor de un 70%». Aunque hasta que no esté a pleno rendimiento, siempre ganarán menos que vendiendo los ejemplares físicos. «Lo que nos gusta decir es que es un modelo de negocio para un mundo fácilmente copiable. Se ha visto ya en el cine y en la música», explica Grandes, cuya empresa está formada por dos socios, cuatro jóvenes empleados y dos inversores que han aportado 250.000 euros por el 20% de la firma.

24symbols amplía su apuesta y quiere entrar en el negocio de los libros de texto. Proponen que con la matrícula de la universidad, colegio o instituto se añada la suscripción a algún canal de su web donde leer todo el material del año escolar. Y con la piratería como música de fondo, la fuerza de negociación de un proyecto así con las empresas tradicionales del sector reside en el letal axioma de «peor es no ganar nada».

Es muy interesante analizar la opinión de Armando Collazos, Director General de Santillana.

Pero en el mundo editorial, hasta que no se vea como se desarrolla la idea, hay un cierto escepticismo. «Si beneficia a la difusión de nuestros libros y a los autores, maravilloso. Siempre y cuando se respeten los derechos de autor y no afecte a nadie de la cadena de valor del libro. En música muchas compañías han aceptado este modelo porque les da difusión y luego ganan dinero en conciertos. Pero traducir eso al mundo editorial es mucho más difícil», opina Armando Collazos, director general de Santillana.

Las editoriales se aferran a una cadena de valor que ya no tiene sentido, es ineficiente. Cuanto más se aferren, más peligro corren de desaparecer.

Mucha suerte a los chicos de 24 symbols  🙂


PD: Me voy corriendo que tengo claustro …otro día hablaré sobre las absurdas elecciones de alumnos al consejo escolar…el 90% votan sin saber quién es la persona de la papeleta y sin saber ni siquiera qué opina. ¿Por qué no fomentar el uso de blogs para que los alumnos comuniquen sus candidaturas?


 

Deja un comentario