Injusticia en el Premio Nobel de Economía

Todos los diarios on-line recogen, los Premio Nobel de Economía de este año:

“Los estadounidenses Elinor Osrom y Oliver E. Williamson son los ganadores del Premio Nobel de Economía 2009.

El jurado ha querido premiar sus análisis sobre la política económica y sobre los límites de las empresas, según ha apuntado en un comunicado.

Ostrom, la primera mujer que recibirá un Nobel de Economía, ha sido galardonada por sus teorías sobre el papel de las empresas en la resolución de conflictos y por sus análisis sobre las transacciones económicas que se realizan no sólo a través de los mercados, empresas, asociaciones y familias.”

No pongo sus fotos, ni me extiendo en sus importantes aportaciones…ya  que durante estos días los periódicos se llenarán de entrevistas, notas, artículos técnicos…

Aprovecho la situación para denunciar,en mi opinión,  una de las mayores injusticias en la no concesión de un Nobel.

joan Robinson

Joan Robinson fue una de las economistas más importantes del siglo XX.  Cuando estudiamos el año pasado el tema de la competencia imperfecta, casi todo lo aprendido se lo debemos a ella.

Fue discriminada en la universidad por ser mujer, y no se le concedió el merecido Nobel. Lamentablemente, los libros de texto de bachillerato la han ninguneado, y no aparece ni nombrada.

Los Premio Nobel no se conceden a título póstumo (a fallecidos), por lo que no es posible reparar el hecho.

Esta  nota sobre ella la elaboré hace un año. La incluiré en el Libro de Texto de Economía de 1º de Bachillerato que estoy terminando.

Joan Robinson (1903-1983)

A pesar de que la economía inicialmente era una disciplina mayoritariamente poblada de hombres, está considerada como uno de economistas más destacados del siglo XX.

Sus contribuciones a la economía abordaron múltiples áreas: introdujo la teoría de la competencia imperfecta en su famoso libro “Economía de la competencia imperfecta”(1933), colaboró con John Maynard Keynes en su célebre “Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero” y  después, entre otras muchas cosas, elaboró profundos estudios sobre el desarrollo económico.

El hecho de que fue Profesora en la Universidad de Cambridge desde 1931, sin llegar a ser catedrática hasta 1965, y de que nunca le dieron el Premio Nobel, ha sido visto por muchos como injusto y deliberadamente discriminatorio.

Tenía una personalidad tan fuerte que  Amrtya Sen, (Premio Nobel de Economía al que Robinson supervisó su tesis), la definió  como “totalmente brillante, pero vigorosamente intolerante”. Robinson  no tenía pelos en la lengua para expresar su opiniones y hablar claro, en cierta ocasión expresó  que el principal propósito de estudiar economía era, precisamente, “aprender a evitar ser engañado por economistas”.



4 responses to this post.

  1. Posted by Aurora on octubre 12, 2009 at 6:14 pm

    No conocía a Joan Robinson y me parece una verguenza que no salga en los libros de texto.

    Era casi imposible estudiar en esa época y la universidad cerraba el paso a las mejores mujeres, por lo que si llegó a catedrática, es que merecía el Premio Nobel más que nadie.

    Enhorabuena por el blog, el próximo año seguiré tú libro de texto.

    Aurora

    Responder

  2. Posted by Jose Sande on octubre 12, 2009 at 6:25 pm

    Gracias Aurora.

    La verdad es que fue un caso flagrante. Su diferencia con otros candidatos era abismal.

    Un caso similar en España lo tuvimos con María Moliner (1900-1981), que nunca pudo acceder a un sillón en la Real Academia Española, pese a su genial y universal Diccionario.

    Responder

  3. En primer lugar, darte la enhorabuena por el blog ya que es excelente. Y en segundo lugar, decirte que estoy contigo respecto a Joan Robinson. El año pasado me plantearon poner nombre al aula de Economía y todo el mundo decía que pusiera el nombre de Aula Adam Smith o Aula Keynes, pero yo tenía pensado llamarla Aula Joan Robinson. Es necesario que empecemos a darle su merecido reconocimiento. Al final por cuestiones de organización de centro no se puso nombre a las aulas. Una pena.

    Responder

    • ¡Qué idea más bonita la de poner un nombre a un aula!
      Lo había visto en mi facultad de Económicas en Coruña, pero nunca un en instituto. Realmente sería mucho más ameno ir a dar clase al aula de Pérez Galdós o Leonardo Da Vinci que a la b-4 o b-10, como me toca mañana.
      Además culturizaría a los compañeros, todos sabemos quiénes son Shakespeare o Stalin, pero ninguno conoce a Friedman o Schumpeter.
      Lo de Joan Robinson fue tremendo. Chamberlain y ella (por separado) desarrollaron la teoría de la competencia imperfecta. Chamberlain después no hizo nada más, viviendo de rentas y del prestigio…Joan hasta su muerte estuvo trabajando y trabajando, cuestionando con sentido crítico y agudeza múltiples campos…al final es Chamberlain el que figura más en los libros de micro…¡penoso!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: