Menos prensa y más incentivos

Publicado el 3 comentarios

Ayer era noticia que la Junta de Castilla y León y Microsoft firmaban un acuerdo para introducir el aula digital en nuestra comunidad.

Cuando trabajas en un instituto, en el que cuando llegas a clase tienes solo una tiza y una pizarra y lees estas noticias, alucinas…

«En este sentido, ha destacado que en los dos primeros meses de funcionamiento de la plataforma de colaboración ya tiene 220.000 usuarios y esperan alcanzar los 300.000, y ha augurado que será una de «las principales referencias en el sur de Europa».

El consejero de Educación del Gobierno autonómico, Juan José Mateos, ha explicado que su «eslogan» de que Castilla y León «educa bien» está «dando sus frutos».

«¡Una de las principales referencias en el sur de Europa….!»…. La gente que lea el artículo se imagina a 300.000 personas trabajando en red en los institutos de nuestra comunidad….Habría que preguntar de esos 300.000 usuarios (dados de alta de oficio por la Junta), cuántos han entrado alguna vez….

Ya lo he dicho en otras ocasiones, la digitalización no se consigue gastando el dinero en plataformas que no utiliza nadie, ni con fotos y ruedas de prensa.

Para arrancar bastan algunas sencillas medidas:

Transformar las becas para libros en ayuda para comprar un portátil. No hace falta complicarse la vida con concursos públicos de ordenadores. En unos casos no llegan a tiempo, en otros fallan los armarios electrificados para cargarlos, en otros casos el mantenimiento…Que cada alumno se compre el que quiera y que lo cuide y mantenga. Será más rápido, barato y eficiente.

Incentivar al profesorado a la digitalización. La parte más importante de la baremación de un profesor no puede ser su antigüedad. Cada vez que escucho «es que yo llevo 20 años trabajando…»…. pregunto….»¿pero bien o mal?».

Hay que diseñar los mecanismos para valorar realmente el trabajo en  los concursos de traslados , en las oposiciones o en el turno de elección de grupos. Tiene que puntuar desde presentarse a concursos, olimpiadas…hasta elaborar y compartir materiales o tener un blog  o una wiki de clase.

La educación del siglo XXI nunca arrancará mientras el cuerpo docente funcione como el ejercito, a más antigüedad, más rango.

O reducimos al mínimo la figura del profesor-oficinista, aquel que llega a clase, abre su libro, suelta su lección, corrige el examen y  vuelta a abrir el libro….o la escuela continuará alejándose cada vez más de la realidad.

….

PD: Para ser del todo justo, he de comentar que realicé dos cursos de formación de profesorado on-line en la plataforma de educacyl de forma satisfactoria.

El éxito de la formación del profesorado on-line es otro buen ejemplo de implantar incentivos adecuados.

Editar

3 comentarios en “Menos prensa y más incentivos

  1. Muy interesante tu post.
    Seguimos obsesionados con el libro de texto y con la dotación tecnológica sin criterio alguno.
    Incentivar la digitalización del profesorado se puede hacer de muchas formas como afirmas. Aparte de lo que dices, yo creo que se debe dotar de tecnologia al docente que va a utilizarla en el aula. No sirve enviar dotación a los centros de forma masiva. Cada docente tendría que ser dotado en función de lo que use en el aula. Yo no tengo porque comprarme un portatil para usarlo en el aula.
    En cuanto a lo que comentas de la antiguedad, y cambiarlo por otro criterio, hoy por hoy, me parece una utopia debido a los intereses creados.
    Lo triste es que muchos docentes desde que aprueban la oposición, o incluso antes, piensan que ya han aprendido todo lo necesario para dar clase hasta la jubilación. Esto es algo norma en personas con 30 años de docencia, pero no en alguien que acaba de empezar.
    No dejamos de ser unos raros dentro de los centros, pues trabajamos en casa, preparamos materiales, tratamos de estar al dia y modificar nuestra práctica docente para hacerla acorde con el mundo en que vivimos.

  2. Cambiar los baremos es difícil, pero no lo veo tan utópico.
    De hecho, ha habido un cambio estructural muy fuerte con el tema del biligüismo, que ya divide en dos los tipos de plazas.
    No sé si habría tanta resistencia, ya que a un sector importante del profesorado, que tiene más de 50 años ya está en su centro deseado y no le afecta un cambio de baremación.
    Creo que el problema es más de falta de planificación y estrategia. Dedicarse solo a apagar el fuego del día a día y no tener una visión de cómo deberían ser los institutos en 4 o 5 años.

  3. Cuando yo empecé hace 22 años en este oficio tenía la ilusión de hacer unos apuntes que con el tiempo se puesieran amarillos y de dar unas estupendas clases magistrales donde mis alumnos se quedaran con la boca abierta. La realidad ha sido otra. En mi casa me ando quejando siempre de no ser así. En el fondo me gusta reivenarme todos los cursos, todos los días. Porque todos los cursos y todos los días tengo alumnos distintos, con inquietudes distintas, con espectativas distintas y cada vez cambian más rápido.
    Se que es un gran esfuerzo el que realizamos algunos, pero de verdad que merece la pena. Mis alumnos tienen todo el derecho a que yo les de la mejor clase que yo pueda darles. Y yo tengo el deber y el derecho de ser el mejor profesional que yo pueda ser.
    Me agrada leer las palabras que escribes en esta entrada. Este es el camino. Es el único camino. Por aquí vamos bien. ¡Felicidades!

Responder a fzapatero Cancelar respuesta